Game of Thrones: La mayor frustración de Emilia Clarke en la serie no fue que la mataran

Cuando una serie tan exitosa internacionalmente como Game of Thrones llega a su fin después de tanto tiempo, es normal que surjan elogios, críticas y sobre todo
anécdotas que encantan a sus fanáticos y son recordadas a pesar del tiempo, muchas giran en torno a sus protagonistas siendo Emilia Clarke una de las más comentadas.

Gracias a su excelente trabajo en Game of Thrones, Emilia Clarke como Daenerys Targaryen se convirtió en uno de los personajes femeninos icónicos de dramas históricos que nos cautivaron en la última década. Se convirtió en referencia obligada de los amantes de las series de fantasía, pese a la polémica forma en que terminó su arco en esa terrible temporada final para muchos.

Emilia Clarke ha reconocido que su mayor frustración al terminar las grabaciones de Games of Thrones no fue cómo terminó su personaje

Hasta la octava temporada, Dany fue fácilmente uno de los favoritos de los fanáticos más importantes del programa. Eso en realidad persistió hasta su fin, incluso si sus decisiones se volvieron más divisivas entre la audiencia. Y es que no es que su muerte no tuviera sentido, sino que para una trama de tan larga trayectoria hacer un cambio tan dramático de personalidd de salvadora a asesina desquiciada fue muy apresurado. 

No obstante, aunque su cambio de arco de personaje, que pasó del bien al mal tan rápido, se sintió antinatural y perdió sentido por su falta de transición, como la Madre de los Dragones y una fuerza a tener en cuenta en todo Westeros, Dany fue un personaje fascinante dueña de los episodios más emocionantes de la serie. Es por eso que todo lo referente con su intérprete fascina a los fanáticos, sobre todo en lo referente a las anécdotas detrás de cámaras.

Cuando una serie termina es muy frecuente oír historias de los recuerdos materiales que se llevan los miembros de su elenco, en el caso de un programa tan famoso como Game of Thrones era imposible que algo así no ocurriera. Aunque en el caso de Emilia sobresale en especial porque la misma actriz reconoce que es tan buena que no fue capaz de llevarse nada, porque lo que en realidad quería no se lo quisieron dar.

Emilia Clarke de Game of Thrones no pudo cumplir su último deseo en la serie

Clarke ha reconocido que su mayor frustración al terminar las grabaciones de Games of Thrones no fue cómo terminó su personaje, sino que no se pudo llevar uno de los más preciados souvenirs que hubiera podido tener, una de las pelucas que uso a lo largo de la serie como la rubia platinada Daenerys. Como se recordará, la intérprete admitió durante el rodaje que por un tiempo intentó teñirse su propio cabello para mantenerse en personaje, pero que los resultados fueron tan terribles que tuvo que cortarlo y usar pelucas.

A pesar de todo, es posible que como protagonista de Game of Thrones, Emilia no haya podido sacar una peluca  del set del programa, pero afortunadamente si logró que su hermano tomara un recuerdo, que luego le sería obsequiado como un lindo regalo sorpresa de Navidad, ya que el joven casualmente también trabajó en la serie de HBO como parte del equipo de camarógrafos.

“Era una chica frustrantemente buena, no me llevé nada.”

“Sin embargo, mi hermano, que está en el departamento de cámaras y también trabajó en el programa, para una Navidad me consiguió una de las banderas de la Casa Targaryen.”

We would love to say thanks to the author of this write-up for this awesome material

Game of Thrones: La mayor frustración de Emilia Clarke en la serie no fue que la mataran

Travors