La guerra de Rusia en Ucrania revela fallas políticas en China e India

Hong Kong (CNN) — En Asia, el primer ministro de India, Narendra Modi, llamó a Vladimir Putin un “querido amigo”. El líder chino, Xi Jinping, fue un paso más allá y lo llamó al presidente de Rusia su “mejor y más íntimo amigo“.

Pero la guerra de Rusia en Ucrania ha puesto en duda las relaciones previamente cálidas de Rusia con potencias asiáticas como China e India.

Tanto China como India se han negado a condenar la brutal invasión de Rusia y ambos se abstuvieron de votar sobre las resoluciones del Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas que exigen que Moscú detenga de inmediato su ataque contra Ucrania.

Pero con Estados Unidos dejando en claro que ve a los países que no condenan la guerra de Putin como alineados con Rusia, las dos naciones más pobladas del mundo enfrentan una mayor presión internacional para hablar, o corren el riesgo de ser vistos como cómplices.

Que ninguno de los dos países haya optado por hacerlo ha puesto de manifiesto la enorme influencia de Rusia en Asia, donde la venta de armas y el comercio sin ataduras han permitido a Moscú explotar las fallas regionales y los lazos más débiles con Occidente.

En Estados Unidos y Europa, los líderes han enmarcado su respuesta a la invasión como parte de una batalla ideológica más amplia para defender las libertades democráticas y el estado de derecho. Pero para dos de las principales potencias de Asia, esas líneas son más borrosas, y los expertos sugieren que India y China están más motivados por sus propios intereses.

Así viven dentro de un estadio estos refugiados ucranianos 1:35

Las relaciones entre China y Rusia

Mientras las tropas rusas se concentraban en la frontera con Ucrania pocas semanas antes de que Rusia invadiera, Xi y Putin nunca habían parecido tan cercanos.

En una declaración de 5.000 palabras cuando comenzaron los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, la pareja dijo que la relación entre Rusia y China “no tenía límites”.

Los países acumularon un récord de US$ 146.000 millones en comercio bilateral el año pasado y continuaron la tradición de entrenamiento conjunto con un ejercicio militar combinado a gran escala.

Los dos comparten una frontera de 4.000 kilómetros, y China es el mayor socio comercial de Rusia (Rusia ni siquiera se encuentra entre los cinco primeros de China).

Un tren de contenedores de Wuhan, China, ingresa a una estación de tren en Kiev, Ucrania, en julio de 2020. (Crédito: Sergey Starostenko/Xinhua via Getty)

Pero la verdadera clave detrás de sus lazos más estrechos son sus tensiones mutuas con Washington.

Ahora se está poniendo a prueba su supuesta relación ilimitada.

Ya se han planteado preguntas sobre cuánto sabía Xi sobre los planes de Putin. Un informe de inteligencia occidental indicó que los funcionarios chinos pidieron a los altos funcionarios rusos a principios de febrero que esperaran hasta que terminaran los Juegos Olímpicos de Beijing antes de comenzar una invasión.

Hasta ahora, China se ha negado a condenar el ataque ruso o llamarlo una “invasión” y ha dicho que comprende las “preocupaciones legítimas de seguridad” de Moscú. Los medios estatales de China también han repetido los puntos de conversación rusos sobre Ucrania. Y el miércoles, Guo Shuqing, presidente de la Comisión Reguladora de Seguros y Banca de China, dijo que China no participará en las sanciones.

Pero Beijing también tiene vínculos con Ucrania, que cuenta con China como su mayor socio comercial. Ucrania se unió a la iniciativa emblemática de desarrollo e infraestructura Belt and Road de Xi en 2017, y el año pasado el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, elogió a Ucrania como un potencial “puente hacia Europa” para China. Los trenes de carga a Europa pasan por Ucrania, y el país ha sido una fuente importante de productos como el maíz y la cebada para China, un comercio que podría no haberse interrumpido si Rusia hubiera ejecutado un rápido cambio de régimen, en lugar de lo que parece ser una invasión destructiva.

En una llamada con su homólogo ucraniano la semana pasada, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo que China estaba “profundamente afligida” por el conflicto.

Y si bien existe la posibilidad de que China se beneficie económicamente de una Rusia más dependiente y aislada, a Beijing también le preocupará que sus empresas se vean enredadas en las sanciones occidentales contra Rusia. El Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, un banco de desarrollo respaldado por Beijing, dijo el jueves que suspendía todas sus actividades en Rusia a medida que “se desarrolla la guerra en Ucrania”.

China también tendrá que lidiar con posibles consecuencias en sus relaciones con Occidente.

La invasión rusa de Ucrania ha unido a los aliados occidentales como ningún otro tema en los últimos años y el apoyo tácito de China no ha pasado desapercibido.

Algunos analistas han señalado paralelismos entre los planes de Rusia sobre Ucrania y los temores sobre el futuro de Taiwán, una isla democrática autónoma que el Partido Comunista de China reclama como propia y no descarta tomarla por la fuerza.

“Ucrania es una llamada de atención para Europa, América del Norte y otras democracias”, dijo Steve Tsang, director del Instituto SOAS China de la Universidad de Londres.

“De repente habrá países en Europa y en otros lugares que se darán cuenta de que tienen que prepararse para eventualidades que, desde el final de la Guerra Fría, durante más de 30 años, no hemos considerado necesarias”.

“En ese contexto, la asertividad de China y las ambiciones declaradas de China sobre Taiwán preocuparán a muchos más países”, dijo.

Rusia confirma que bloqueó el acceso a Facebook 0:30

Las relaciones entre India y Rusia

Hay un elefante en la habitación cuando se trata de la relación de India con Rusia: China.

India, la democracia más grande del mundo, ha buscado contrarrestar la creciente influencia de China en la región de Asia-Pacífico. Una señal de eso es el papel de India en el Quad, una agrupación de seguridad informal con Estados Unidos, Japón y Australia que recientemente se volvió más activa.

Y tiene una relación de defensa con Rusia: las estimaciones varían en más del 50% sobre la cantidad de equipo militar de la India que proviene de Rusia. Ese equipo es vital dadas las continuas tensiones de India en la frontera con China, que podrían escalar nuevamente. India también tiene una relación tensa con su vecino Pakistán, que estalló en crisis en su región fronteriza de Cachemira en disputa en 2019.

Mientras tanto, India firmó un acuerdo de armas de US$ 5.000 millones con Rusia en 2018 para un sistema de misiles de defensa aérea, aunque muy consciente de la sanciones que Estados Unidos podría imponer a través de la Ley Contra los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones (CAATSA) de la parte estadounidense.

India no está mirando la situación en Ucrania en términos de su relación con ese país, está pensando en los peligros en su propio patio trasero, dijo Happymon Jacob, profesor asociado de diplomacia y desarme en la Universidad Jawaharlal Nehru en Nueva Delhi.

Estudiantes indios esperan para abordar un tren de Lviv, Ucrania a Polonia, el 3 de marzo.

“No se trata de ir en contra de Occidente o apoyar a Rusia”, dijo Jacob. “(El gobierno de la India) no ha apoyado explícitamente a Rusia, pero tiene que adoptar un enfoque más cuidadoso y matizado”.

Hasta ahora, India ha tratado de jugar en ambos lados: Modi ha hablado tanto con Zelensky como con Putin, y ha prometido ayuda humanitaria para Ucrania. Modi no ha condenado explícitamente los ataques de Rusia; ha pedido “un cese inmediato de la violencia” y “esfuerzos concertados de todas las partes” para negociar, según una lectura de su llamada del 24 de febrero con Putin.

Rusia e India tienen una larga historia de relaciones amistosas, que se remontan a la era soviética cuando la URSS ayudó a India a ganar la guerra de 1971 contra Pakistán. También está la relación entre Putin y Modi, quien fue uno de los dos únicos líderes mundiales a los que Putin viajó el año pasado, para una visita a Nueva Delhi en diciembre.

“India necesita que Rusia haga frente a China”, dijo Harsh V. Pant, profesor de relaciones internacionales en el King’s College de Londres y director del Programa de Estudios Estratégicos de la Fundación de Investigación Observer en Nueva Delhi. “Tendrá que equilibrar sus lazos históricos con Rusia con sus florecientes lazos con Occidente”.

El comercio de defensa de Estados Unidos con India ha aumentado de casi cero en 2008 a más de US$ 20.000 millones en 2020. Y a medida que continúa la guerra de Rusia, Putin puede tener menos apoyo de defensa para ofrecer a países como India “con el increíble tasa de deserción en Ucrania”, dijo Ian Hall, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Griffith.

Y también hay presión interna: después de que un estudiante indio muriera durante el bombardeo de Járkiv por parte de Rusia la semana pasada mientras compraba comestibles, ha habido un aumento de llamadas dentro de la India para ayudar a evacuar a los cientos de otros estudiantes indios atrapados en la ciudad nororiental de Sumy, que ha sido objeto de intensos bombardeos en los últimos días.

China e India estarán con Rusia por interés propio

Incluso antes de que Rusia invadiera Ucrania, esta maraña de relaciones a veces era tensa. Ahora, con la condena generalizada de sus acciones, es probable que Rusia sea considerada un estado paria en Occidente. Y eso podría hacer que sus relaciones con países como China e India sean aún más importantes.

“En el primer período (de Putin) como presidente, puso mucho énfasis en reavivar los viejos lazos soviéticos con socios asiáticos”, dijo Hervé Lemahieu, director de investigación del grupo de expertos con sede en Australia Lowy Institute. “Tiene lastre en Asia… y, como hemos visto, tiene más que solo China en quien confiar”.

Tanto China como India mantienen la amistad por interés propio, pero por razones muy diferentes.

China tiene un “claro interés” en asegurarse de que personas como Putin permanezcan en el poder, dice Tsang de SOAS.

“Comparten dos intereses estratégicos principales: uno es reducir el liderazgo global estadounidense uno o dos puntos. El segundo es hacer que el mundo sea seguro para el autoritarismo”, dijo Tsang.

Pero el apoyo de Beijing es condicional: si los rusos no tienen éxito hasta el punto de que no pueden ayudar a los objetivos compartidos de los países, China podría recalibrar su apoyo, dijo.

En otras partes de Asia, los aliados de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, han condenado a Rusia. Singapur también ha impuesto sanciones contra Rusia. Y aunque la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) emitió una declaración la semana pasada que no condenó ni se refirió a las acciones de Rusia como una invasión, ocho de los 10 miembros votaron a favor de la resolución de la Asamblea General de la ONU que pide a Rusia que cese de inmediato su uso de la fuerza en Ucrania. Solo Laos y Vietnam se abstuvieron.

En cuanto a la India democrática, las preocupaciones de seguridad y desarrollo pueden ser lo primero.

“En Asia, el desafío fundamental para la mayoría es el poder creciente de China, la enorme fuerza de China”, dijo Manoj Kewalramani, presidente del Programa de Investigación del Indo-Pacífico en la Institución Takshashila en Bangalore.

“Este binomio de democracia y autócratas es problemático: el mundo es mucho más complicado”.

We would like to say thanks to the author of this post for this amazing web content

La guerra de Rusia en Ucrania revela fallas políticas en China e India

Travors