Críticas: Crítica de El infiltrado del KKKlan (BlacKkKlansman), de Spike Lee

Ganadora del Gran Premio del Jurado en la Competencia Oficial del último Festival de Cannes y del galardón del público en el de Locarno, la más reciente película del director de Haz lo correcto, Fiebre de amor y locura, Malcolm X, La hora 25 y El plan perfecto es una auténtica obra maestra en la que cine de género y el cine político se conjugan a la perfección con la habitual potencia visual y narrativa del realizador y una absoluta pertinencia para estos tiempos tenebrosos.

El infiltrado del KKKlan (BlacKkKlansman, Estados Unidos/2018). Dirección: Spike Lee. Elenco: John David Washington, Adam Driver, Topher Grace, Corey Hawkins, Laura Harrier, Ryan Eggold, Jaspar Pääkkönen y Ashlie Atkinson. Guión: Charlie Wachtel, David Rabinowitz, Kevin Willmott y Spike Lee. Fotografía: Chayse Irvin. Música: Terence Blanchard. Edición: Barry Brown. Diseño de producción: Curt Beech. Distribuidora: UIP (Universal). Duración: 135 minutos. Apta para mayores de 13 años con reservas. Salas: 19.

BlacKkKlansman es:

1- Un impecable policial sobre agentes infiltrados lleno de suspenso y tensión.

2- Un ensayo cinéfilo sobre los estereotipos con que Hollywood despreció a los negros desde El nacimiento de una nación y Lo que el viento se llevó en adelante.

3- Una comedia negra, una buddy movie interracial y una historia de amor latente narradas con fluidez y mucha onda.

4- Una reivindicación del movimiento por los derechos civiles.

5- La reconstrucción de una historia real ligada al Klu Klux Klan en la Colorado Springs de los ’70.

6- Un homenaje a las películas blaxploitation y a héroes clásicos como Shaft. 

7- Un film político con múltiples referencias a la Estados Unidos de hoy y un epílogo descomunal que incluye imágenes de la matanza de Charlottesville y las justificaciones de Donald Trump para avalar a los grupos supremacistas. 

8- Una película intensa, entretenida y necesaria.

9- Lo mejor que Spike Lee filmó desde La hora 25 y El plan perfecto.

10- Una temprana candidata a los Oscar.

Ron Stallworth (John David Washington, protagonista de Ballers) es el primer afroamericano en ingresar a la policía de Colorado Springs (“Sos nuestro Jackie Robinson”, le dicen) en una comunidad predominantemente racista en plenos años ’70. Y, tras realizar unas tareas burocráticas, convence a sus jefes de infiltrarse junto a Flip Zimmerman (Adam Driver), su compañero judío (¡un negro y un judío!), en las huestes del Klu Klux Klan de la zona.

Spike Lee narra de forma simultánea (por momentos con un excelente uso del montaje paralelo) la lucha de un grupo derivado de los Panteras Negras (liderado por la magnética Laura Harrier en plan Angela Davis, y con una aparición breve y extraordinaria del gran Harry Belafonte), la interna del KKK (cuyo principal referente está interpretado por Topher Grace), las disputas en la policía del lugar por la llegada de Ron y un atentado que es mejor no adelantar, aunque todo parte de crónicas de la historia real.

Imágenes, música, actuaciones y citas políticas se combinan en para una película pletórica de capas e ideas, potente y demoledora, una auténtica “bomba” cinematográfica que el insoslayable creador de Fiebre de amor y locura y Malcolm X hizo estallar en plena Croisette de Cannes. A Donald Trump, con rencor.

We would like to give thanks to the writer of this short article for this awesome content

Críticas: Crítica de El infiltrado del KKKlan (BlacKkKlansman), de Spike Lee

Travors