‘Toy Story 2’ fue eliminada dos veces: una por error y otra porque no gustaba

La secuela de la famosa saga de Pixar fue borrada hasta en dos ocasiones antes de estrenarse. Y aún así -o precisamente por ello- fue todo un éxito.

Toy Story 2 fue borrada hasta en dos ocasiones antes de que viera la luz en el año 2000. La primera sucedió en 1998, cuando, por un error informático, se borraron el 90% de los archivos que formaban la película. La segunda sucedió unos meses más tarde, a finales de ese mismo año, cuando los jefes del estudio decidieron que no era lo bastante buena para ser estrenada. Aquí va la historia de cómo la secuela de la famosa saga de Pixar resurgió de sus cenizas varias veces hasta salir victoriosa.

Unos dos años antes del estreno de Toy Story 2, Larry Cutler, artista de modelado, se encontraba mirando unos archivos de Woody cuando, de repente, vio que iban desapareciendo ante sus ojos. “[Larry Cutler] estaba en ese directorio y estaba hablando de instalar una solución para Woody o el sombrero de Woody. Miró el directorio y tenía como 40 archivos. Miró de nuevo y tenía 4”, cuenta Oren Jacob, antiguo CTO de Pixar y director técnico de la película, en un clip detrás de las cámaras.

Había unas 150 personas trabajando en la cinta. Iluminación, modelaje y distintos ejercicios de animación tenían que llevarse a cabo para que todo quedara listo para su estreno. Al mismo tiempo, entre 200 y 250 personas daban los últimos retoques a Bichos, que se estrenó en otoño de 1998. Alguien de todos ellos introdujo, por error, un comando que eliminó todos los archivos de la cinta que estaban almacenados, borrando de un plumazo 2 meses y cientos de horas de trabajo.

Sacos de dormir y mantas para recuperar el trabajo perdido

Comenzó entonces la locura. Pixar no tenía una copia actualizada del trabajo que se había hecho hasta el momento y no sabían cómo recuperar los archivos. Se produjo una reunión con las mentes más brillantes de Pixar en la que la única conclusión fue: no sabemos qué hacer. La película casi se daba por perdida hasta que entró en escena Galyn Susman, supervisora técnica. Susman había tenido un bebé hacía poco, por lo que había trabajado desde casa, donde tenía maquinaria de Silicon Graphics con una copia de seguridad.

Susman y Oren Jacob volaron a recuperar la máquina que, en ese momento, tenía un valor de 100.000 dólares, justo lo que había costado terminar los archivos que habían perdido. Había ocho personas esperándoles en el aparcamiento, listos para llevarse la máquina como si fuera un faraón. Gracias a Susman consiguieron verificar 70.000 archivos, dejando solo 30.000 para hacer a mano. “Trabajamos de viernes a lunes por la mañana, sin parar, en turnos rotativos con comida y sacos de dormir, unos 10 o 12”, cuenta Jacob a The Next Web.

El equipo hizo piña en el estudio para dejar el trabajo hecho cuanto antes. “Las partes del fin de semana que puedo recordar específicamente son las bandejas de galletas, la limonada, la pizza y las flores que se enviaron”, recuerda Jacob a TNW, “Alguien contrató a una masajista el domingo. Otra persona trabajaba en un refugio de emergencia y trajo mantas”. Un esfuerzo sobrehumano que consiguió dejar la película terminada… para que fuese borrada otra vez.

Un trabajo hercúleo que no valió para nada: hay que volver a hacerla

En la Navidad de 1998, John Lasseter, Andrew Stanton, Pete Docter y Joe Ranft se sentaron a ver Toy Story 2. Decidierpn que había que hacer una película nueva. Dedicaron todas las vacaciones de invierno a reescribir la historia y en enero ya tenían un nuevo enfoque. Solo quedaron en pie los protagonistas -obviamente- y la secuencia en la juguetería de Al. Todo lo demás tenía que hacerse de cero. Sin embargo, la fecha de estreno no se movió ni unos días. Tenía que llegar a los cines el 22 de noviembre de 1999 -en Estados Unidos-.

El equipo tuvo que rehacer Toy Story 2 en 9 meses. Trabajaron a destajo entre enero y septiembre de 1999 para que la cinta viera la luz cuando estaba previsto. De lo contrario, la credibilidad del estudio se vendría abajo y hubiese afectado a la economía de Disney. “Salva a Buzz y Woody. Salva la franquicia. Guarda la película. Salva la empresa. Fue una apuesta total”, recuerda Jacob. La cinta se estrenó a tiempo y recaudó 500 millones de dólares en todo el mundo.

Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter

We want to give thanks to the author of this article for this incredible content

‘Toy Story 2’ fue eliminada dos veces: una por error y otra porque no gustaba

Travors